Una bitácora con pretensiones.

Fuera de lugar

Empezaré confirmando que los rumores acerca de la muerte de este blog han sido tremendamente exagerados.

Anoche estuve en la entrega de premios a los más mejores dirigentes de Extremadura. Básicamente se trataba de una ceremonia de autobombo donde los peces gordos tienen la oportunidad de alternar con otros peces gordos mientras los peces chichos practicamos el azaroso arte del rapiñeo de tortilla, queso, cerveza y entremeses varios de mesa en mesa. En serio, éramos como langostas agotando todos los recursos de cada mesa antes de saltar a la siguiente.

Mi compañero J. tuvo un momento de iluminación y soltó una frase que suscribo: 'No creo que haya en el mundo un lugar en el que sienta más fuera de lugar'. Joder que razón tiene.

Aparte de eso, hubo varios momentos 'chof' en la ceremonia, a saber:
- La espantosa puesta en escena. El esquema era el siguiente:
1.'Fulanito de tal, premio al mejor Forlayo.'
2. Aplausos.
3. Fulanito se acerca y tiene su momento de gloria ante las cámaras de los fotografos.
4. Silencio por parte de los asistentes.
5. Más silencio mientras Fulanito empieza a incomodarse ante los presentes.
6. Un infiltrado empieza a aplaudir de nuevo. Aplausos generalizados mientras Fulanito vuelve a su sitio.
8. Volver al paso 1.

- La peligrosidad del galardón. El premio en cuestión era una mano sosteniendo una varita (como de director de orquesta, nada de magia borrás) tremendamente afilada pero que estaba pegada a la mano con loctite o algo asi. Un desafortunado ganador tuvo un momento de lucidez e involuntariamente arrancó el pincho de cuajo al recibir la Mano Directriz. Momento chof al ver a los jefazos buscando por el suelo la picota. En la línea de la noche.

- El momento tabaco. Se fumó allí más que en un funeral. Desde la entrada en vigor de la ley antitabaco no he tenido la oportunidad de asistir a ninguna boda, pero viendo lo de anoche, auguro una nutrida concurrencia en los patios y lugar habilitados al fumeteo.

En fín, que buenos son los padres directivos que nos llevan de excursión. Más de uno desarrollará algún tipo de fóbia social a raíz de tan lamentable evento.

2 comentarios:

Fco. Javier Benítez dijo...

Me alegro mucho de que revitalices tu blog. Echaba de menos la acidez, el frikismo y la libertad de contenidos (por no decir saludable anarquía)de esta bitácora.

Nos leemos.

Anónimo dijo...

Vamos, que ya era hora.
Gustavo.